Tratamientos de alta complejidad en la sanidad privada española

20-1-2020

La experiencia como valor añadido

Las estadísticas son frías, pero dicen mucho de cualquier sector. El potencial de España como destino turístico quedó más en evidencia que nunca el pasado mes de diciembre. El final de año trajo consigo las cifras definitivas del número de turistas que pasaron por nuestro país, y la sorpresa es que España ha desbancado a Estados Unidos alzándose con el segundo puesto en el ranking de países más visitados del mundo. 2017 ha sido el año en que más de 82 millones de turistas disfrutaron de los encantos de España, y ya solo Francia, primer destino turístico del mundo, cuenta con más visitantes internacionales que nuestro país. Unos números que también dejan a España en el segundo puesto a nivel mundial en ingresos por turismo: casi 90.000 millones de euros.

Tecnología para garantizar salud

Pero España no solo es una potencia turística de primer orden, sino que también goza de un sistema sanitario de gran calidad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) sitúa a la sanidad española en séptima posición en el ranking mundial de sistemas sanitarios, mientras que la revista médica The Lancet ubica nuestra sanidad pública entre las diez mejores en un estudio publicado en junio de 2017.

Además de un excelente sistema público de salud, en España contamos con sector sanitario privado que representa uno de los sectores más prósperos e innovadores de nuestra economía. La sanidad privada española cuenta instalaciones dotadas con tecnología de última generación y ofrece servicios de altísima calidad, con niveles óptimos de seguridad tanto clínica como jurídica, a precios muy asequibles. Además, goza de mucho prestigio no solo dentro de nuestro país sino también fuera de nuestras fronteras. De hecho, los profesionales sanitarios formados en España son los más demandados por el resto de los países de la Unión Europea por su alta cualificación y su profesionalidad.

Es así, con la conjunción de esos dos elementos, como España se ha posicionado en sexto destino de Europa y octavo del mundo en turismo de salud, recibiendo cada año a unos 100.000 turistas extranjeros que viajan a nuestro país en busca de todo tipo de tratamientos. Entre los más demandados se encuentran los relacionados con oftalmología, oncología, cirugía cardiaca, cirugía estética y reproducción asistida. Y es precisamente en estas áreas donde los tratamientos de alta complejidad están siendo los protagonistas.

La importante inversión en tecnología y el fomento de la investigación tanto científica como tecnológica que está realizando España, unido al prestigio de nuestros profesionales médicos están convirtiendo a España en un referente internacional en tratamientos de alta complejidad médica.  La cirugía robótica, la medicina personalizada o los tratamientos oncológicos de última generación están completamente implantados en España. No obstante, si por algo destaca nuestro país en el extranjero es por el posicionamiento conseguido en reproducción asistida, donde España goza de una gran ventaja competitiva gracias a sus ratios de éxito realmente buenos y a una legislación más permisiva que la de otros países.

Líderes en reproducción asistida

Nuestra legislación favorable, unida a los avances obtenidos en investigación y a la especialización de las clínicas y profesionales, nos han situado como los líderes de Europa en reproducción asistida. La alta calidad asistencial que ofrecen los centros españoles es reconocida abiertamente fuera de nuestro país, y está resultando clave para el posicionamiento de todo el sector del turismo de salud en España, actualmente en auge en todo el mundo.

 

Volver a noticias